Siento dentro de mí un fuego que no se apaga…

XXX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Evangelio: Mt 22, 34-40

Hoy escucho la Palabra del Señor y resuena en mi interior una palabra “Amor”. Vivir por Amor, vivir desde el Amor, vivir como el Amor… es la invitación que en mi corazón sigue resonando… desde el primer día… pues “siento dentro de mí un fuego que no se apaga…”.

Es el Señor Quien ha tomado mi vida entera, sin Él imposible seguir viviendo, imposible vivir como si Él no fuese lo Más Importante y mayor Don en mi propia vida. ¡Sólo Él el Sentido!

Amar a Dios con todo lo que soy y a los hermanos desde Él mismo Amor que es el Señor es el mayor regalo que puedo vivir cada día.

No puedo dejar de agradecer el Gran Amor, Misericordia y Fidelidad del Señor que cada nuevo día, vuelve a llamar mi nombre a seguirle y a darle a conocer, de modo especial a los que no Le conocen… Como decía la venerable María Emilia (NMF): “Ama a quien siempre te amó y te amará. Él sólo es fiel…” Cada día que pasa redescubro el Sentido en Jesús Eucaristía siempre de la mano de María que como Madre enseña a vivir el hágase constante. No puedo amar a Dios e guardar este amor, experimento el empuje a anunciarlo a todos. Desde lo que soy confío que el Señor sigue ayudando a amar a los de cerca y de lejos y a todos contagiar este amor…

Isabel María Venade, mss @IsabelMariamss

Deja un comentario