Jesús, Señor de la misericordia

V DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Evangelio: Mc 1, 29-39

En estos versículos el evangelista San Marcos nos presenta nuevamente, a un Jesús que es sensible y cercano al sufrimiento, a la realidad frágil de la naturaleza humana, que sin la mirada salvadora de su Señor no puede encontrar la paz, la esperanza, la sanación.

Jesús se nos muestra como aquel que al buscarlo con fe y de corazón, regala la salud física, la salud mental, la salud espiritual; es solo con su gracia santificante otorgada por el Padre Celestial en su condición de Hijo de Dios; es claro solos no podemos, es claro que la enfermedad más allá de ser un momento de dolor y prueba, es la oportunidad de aprender a valorar las bondades que día a día Dios nos regala, y que son lejanas o escasas para muchos hermanos que anda perdidos en medio de la oscuridad del mundo y de su propia realidad existencial.

Personalmente, he tenido que atravesar en varios momentos de mi vida personal y con mi familia, momentos en donde la salud en términos de lo humano, no ha estado, física, moral y espiritualmente; y en esos momentos donde Dios me ha mostrado toda su magnificencia, amor y misericordia para conmigo y los míos; me ha dado la fuerza, me ha dado la esperanza, me ha dado el amor y la paciencia para acompañarlo simbólica y humildemente desde mi propia realidad y circunstancias en sus dolores y padecimientos; y ha sido Él quien en su infinita misericordia, su amor fiel e incondicional, su gloria y majestad, y sus tiempos perfectos, me ha devuelto la salud y a los míos, aun siendo difícil o lejana a los ojos y sentimientos humanos.

Pero Marcos también, no solo nos presenta a Jesús, como el Señor de la Misericordia, que acompaña, que escucha, que ayuda, que se compadece que otorga la salud y una vida de plenitud; el evangelista también nos está invitando a vivir con los otros la misericordia del Señor, en obras, acompañando, ayudando, escuchando, actuando, en cada lugar y oportunidad que se nos presente con los hermanos que sufren.

Hugo Ruiz Medina, MEL de Colombia

Deja un comentario