Alunos do CNSC Salvador Premiados na OBAQ 2014

Estudantes do Colégio Nossa Senhora da Conceição conquistam medalhas na Olimpíada Baiana de Química 2014.  A premiação da OBAQ aconteceu nesta quinta-feira(30), na Reitoria da UFBA, no bairro do Campo Grande, em Salvador.

Os medalhistas foram Álvaro Leonardo, Brenno Lavigne e Gabriel Grisi, ambos da turma do 3º ano Ensino Médio. Também foram premiados os alunos João Gabriel, Andressa Leal, Luana Santos, Jéssica Edith, Nadinne Lima, Fernanda Calazans e Jonathan Oliveira com medalhas de Menção Honrosa.

A IX edição da Olimpíada foi realizada em Salvador no dia 30/08. Instituições de Ensino de todo o Estado contaram com representantes na disputa. A OBAQ é um evento do Programa Nacional Olimpíadas de Química, promovido pela Associação Brasileira de Química e uma atividade de Extensão do Instituto de Química da Universidade Federal da Bahia.

Neste ano, a premiação também contou com a participação de Ilana Amaral e Hugo Henrique, 02 ex-alunos do Conceição, que foram colaboradores da organização do evento.

Confira mais informações no endereço da OBAQ.

Agradecimentos 

O CNSC agradece aos Professores de Química João Castro e Rosana Lino, que contribuem na formação educacional dos nossos alunos e colaboram na participação das competições estudantis.

Clique aqui para ver mais fotos.

Educar en un mundo cambiante (5 retos educativos-2ª parte)

¿Has oído alguna vez la expresión “no hay nada nuevo bajo el sol“? Procede del libro Eclesiastés (1,9). Contrasta completamente con el título de este post.

El reto de educar en un mundo cambiante nos motiva a distinguir entre opinión y convicción, o pensamientos y principios. A menudo, todos opinamos sobre algo que vemos o experimentamos. Sostenemos una opinión acerca de algo. Sin embargo, cuando miramos al pasado, nos damos cuenta de que en muchos aspectos no opinamos igual que hace unos años. Hoy en día no sostendríamos, posiblemente, el mismo pensamiento sobre un tema determinado. Nosotros cambiamos y las opiniones que sostenemos también cambian. 
Los principios, por el contrario, no cambian; se convierten en leyes universales que permanecen a lo largo del tiempo sin importar los años que pasen. Son leyes que no desaparecen. 
Si basamos la educación sólo en opiniones sufriremos cambios constantes. Necesitamos recordar cuáles son los principios y las leyes que permanecen en el tiempo sin importar la época en que nos encontremos. Nosotros sostenemos opiniones, pero los principios nos sostienen a nosotros. 
Parte del éxito educativo pasa por descubrir o recordar qué principios se han mantenido a lo largo de siglos para seguir aplicándolos en el ámbito que nos ocupa. Esta labor cada vez se presenta más difícil teniendo en cuenta la “infoxicación” (exceso de información y opinión) que vivimos en la actualidad a través de los medios de comunicación y las redes sociales.
Como maestros tenemos el reto de conocer las opiniones relevantes del momento en el ámbito educativo y reconocer en qué se diferencian respecto a otras opiniones antiguas. Sin embargo, en medio de todos estos cambios, también somos llamados a velar y luchar por la enseñanza de aquellos principios que no desaparecen sino que permanecen en el tiempo.